Bienvenidos...

a la Casa Rural Anduriña rehabilitada con mucho encanto y situada en un entorno único. El acceso  es través del porche. Lo que en otra época fuera un establo, hoy es el amplio vestíbulo (22 m²).

El salón familiar (o sala de estar)...

es una habitación espaciosa (78 m²), luminosa, cálida y cómoda. La disposición de los muebles y la distribución de las ventanas contribuyen a dar holgura y luz para disfrutar de la estancia. Los muros de piedra, su techo de madera, el mobiliario restaurado de la casa, la chimenea,… ¡incluso su olor! producen una sensación agradable que invita a conversar, leer, descansar,… en una estancia acogedora y cómoda.

La sala...

está situada al lado del recibidor. Se trata de un espacio amplio (26 m²) sencillo y sobre todo tranquilo y sereno. Un ambiente diferente para la lectura o la abstracción. Una desconexión se hace necesaria de vez en cuando.

El salón de la planta superior...

es el vestíbulo de las siete habitaciones superiores. Similar a las salas de la planta principal es una habitación espaciosa (43 m²), acogedora, cómoda y muy luminosa con su ventanal, un cuadro que cambia según la estación del año.

La cocina...

es un “santuario” para la convivencia. Unos guisan y colaboran mientras otros miran y pican. ¡Las croquetas recién fritas rara vez llegan a la mesa! El office es el lugar donde alargar desayunos y sobremesas hasta el infinito. La cocina-office forma un espacio conjunto  completamente equipado, con gran amplitud y claridad  y con distancias muy cómodas pues no hay nada peor que “recorrer la casa” para  llevar la comida a la mesa.

Y la terraza al aire libre...

de 50 m²; donde desayunar, comer, etc. es una autentica delicia en determinadas épocas del año. Desde aqui se accede al prado de la barbacoa.

Amplios salones

Chimenea

Sala

Cocina-office

Terraza

Barbacoa